jueves, 28 de mayo de 2009

CRONICA IRONMAN LANZAROTE 2009

Una vez asentado en casa y asimilado la experiencia lo primero que se me viene a la cabeza es que un Ironman, 3,8 Km nadando, 180 km en bici y 42,2 Km corriendo, es un gran y bonito reto pero alcanzable para todo el que con un poco de determinación y cabeza se ponga manos a la obra. Esto es lo primero que he aprendido.

Me impresionó mucho ver a personas mayores y gente de todo tipo de complexión terminar allí, y más siendo uno de los Ironman más duros que existen donde las subidas y el viento no dan tregua. ¿Cómo es posible que una persona de edad avanzada siga terminando Ironmans después de hacer 15 en Lanzarote y 69 en total? Y más aún ¿Cuántas experiencias habrá vivido el siguiente que se levanto en la cena con 108 Ironman a sus espaldas? Quedé realmente impresionado, pero me da a entender, que si ellos lo hacen, ¿por qué tu no? ¿Cuánto les debe costar a ellos?

Otra cosa es hacerlo nadando a menos de 1:15 el 100, rodando a 40 Km/h en bici y a menos de 4´ el Km corriendo a pie, pero cruzar esa meta es una sensación que marca un antes y un después y lo que siento ahora son unas ganas inmensas de volver a hacerlo.
Mi confianza no era nada buena, no conocía el terreno ni a lo que me iba a enfrentar y mis entrenos de las últimas semanas acostumbrandome al calor tampoco me habían dado ninguna confianza en cuanto a hacer una buena carrera. Y por supuesto, no debí competir en tres sprines en semanas consecutivas, a la vez que hacía la bajada de volumen, (si es que aún prevalece en mi el espíritu de corta...), no me sentó bien, pero lo que si sabía era que cruzaría esa meta y solo quise ponerme eso como objetivo, quería disfrutar y saber lo que es y así ha sido.
Tuve la suerte en este viaje de coincidir en el mismo vuelo de ida con Iñaki Armendia de Marbella y una vez allí con Alfredo Abril, amigo de Iñaki y conocedor de la Isla y el Ironman, que nos guió en todo momento. Ha sido genial compartir esta experiencia con ellos y siempre estarán en mi memoria.

Nada más salir del aeropuerto ya te das cuenta que te sientes como en otro mundo y lleno de expectación por las vivencias que se van a ir sucediendo en estos días. El paisaje es totalmente diferente a lo que estás acostumbrado, te sientes rodeado de volcanes y fuera de cualquier pueblo, carreteras solitarias que atraviesan extensas zonas de roca volcánica. La isla me inspira mucha tranquilidad y una sensación mágica de querer conocerla e integrarme en ella.


Decidí alquilar un coche para ir tranquilo de un lado a otro, y más cuando la reunión técnica, la expo, la pasta party y diversas actividades se hacen en La Santa. El jueves por la tarde lo pasé allí recogiendo el dorsal esperando una cola que se me pasó volando mirando el video del año pasado en los televisores, intentando fijarme en todos los detalles y paisajes que supuestamente iba a vivir en carrera, viendo la expo, echando unos larguitos en la piscina, cenando en la Pasta Party y en general viviendo el ambiente y charlando con cada cara conocida que me iba encontrando.
Y de nuevo impresionado con las instalaciones y el lugar en el que está ubicado este complejo, lo que puede llamarse un paraíso para cualquier deportista. Restaurantes, supermercado, gimnasio, tiendas, bares, piscinas recreativas, piscina de 50m, cine, parque infantil, actividades de todo tipo con numerosos campus de entrenamiento…todo ello rodeado de apartamentos. Sin dudarlo, espero poder organizarme allí una buena concentración.



El Viernes dormí lo que quise y luego tranquilamente fui poniendo todo en orden. Salí a probar la bici y ver la zona de boxes. Corrí 15´, comí tranquilo en mi apartamento, me eché una siesta y por la tarde a boxes a dejar la bicicleta. Muy buen ambiente con música, bicicletas de todas las marcas y gente de todas las nacionalidades. Al llegar al apartamento me mosqueó bastante el crujidito que notaba en mi tendón de Aquiles al estirar el sóleo. Cené y me acosté pronto para dormir por lo menos las 6 horitas correspondientes. Tardé un poquito en dormirme leyendo en la PDA los consejos y mensajes de ánimo que llegaron a mi blog, GRACIAS!!! (Rafa Prado, Jaime Menéndez, Javi, Jose David, Nieves y Anónimo...) Y visualizando cosas pero ya con todo controlado y con muchas ganas de verme en la realidad, caí en un profundo sueño sin preocuparme de nada más.


El Sábado toque de queda a las 4:15. Me levanto con ganas y expectante por lo que iba a vivir. Daba igual que fueran las 5:30 de la mañana y de noche, el ambiente es genial, preparando las bolsas (Warm Up, Bike, Run) y la bici al lado de grandes craks de esta distancia. Por fin, amaneciendo, en primera línea de salida que tantas veces imaginé, con un cosquilleo que me recorre el cuerpo que me hace sentir vivo.

Salida fuerte, no queda otro remedio si no quería recibir. Enseguida me coloco a cola del grupo cabecero que se va formando, un poco mosca porque no quería ni siquiera salir fuerte y no sabía si este ritmo se iba a mantener. Pensé en la experiencia que me daría salir en cabeza y en la gente que pudiera estar siguiéndome por internet a quien quería brindar mi nombre con los primeros por lo menos en la natación, así que apreté los dientes y no dejé el corte. Poco a poco el ritmo fue decreciendo y yo encontrándome más a gusto hasta situarme a pies de los primeros que iban tirando.



Al final de la primera vuelta, de nuevo el ritmo aumenta por el énfasis de salir en cabeza del agua y vuelve a decrecer una vez se coge ritmo para volver a tirar los primeros muy fuerte y disputarse la plaza de salir primero del agua, guerra en la que no me metí, así que 6º del agua y contento con mi natación después de haber hecho volúmenes semanales de unos 8000m solamente. Curiosamente me cuesta mucho salir en cabeza en los triatlones cortos pero sin embargo a ritmos de larga distancia parece ser que no tengo problema, aún haciendo un volumen semanal tan bajo. He perdido sensaciones y ritmos rápidos, pero de momento me sirven para larga.


Transición relativamente tranquila y un poco perdido con el tema de las bolsas, cambiarse, la crema que te echan y demás y me sale bastante lenta con respecto a los primeros así que cojo la bici perdiendo más de 1´ y en solitario.

Desde la primera pedalada sabía que la cosa no iba bien, pedaleaba mal y sin ritmo ninguno, viendo continuamente como me pasan, así seguiría siendo durante todo el recorrido. Un poco desmoralizado, decido ir a lo mío y fijarme en los que me van pasando, su nombre, que ritmo llevan…”disfruta, queda mucho y hoy tu guerra no está con ellos”. Trato de no dejarme a pesar de las malas sensaciones y el crujidito del tendón y el dolor que me salió en la rodilla izquierda sin saber por qué. “Vas mal…pero trata de mantener una buena aerodinámica y sigue buscando sensaciones”.

Poco a poco voy alternando sensaciones muy malas con algo mejores aunque ya trato de no pensar en ello y recrearme con los paisajes de la isla, intentando no hacer duro un recorrido que sin duda lo es y que apenas había tramos en los que podía rodar a más de 30. Iba comiendo y bebiendo muy bien así que no sentía otro malestar, aparte del crujidito y la rodilla, que no fuera el dolor de piernas que poco a poco iba a más.



Ahora empezaba a saber cuánto castigaba el viento de todas esas historias que había leído o escuchado. Atravesar el Parque Natural de Timanfaya rodeado de campos inmensos de lava por todas partes y subir el Mirador del Río no tiene precio a pesar de que los repechos a contraviento se hacían difíciles y más cuando no vas y apenas mueves el desarrollo. Ahora mismo me recuerdo subiendo hacia Haria, una recta con el viento de cara sin pasar de 10 km/h y atrancado en mi pedalada. ¿Cómo subirían aquí los grupos de edad avanzada? Esto era a verlas venir y a luchar con cada sorpresa que me tenía preparada el recorrido.



Una vez coronado el Mirador y según había escuchado, ya era bajar y “dejarse llevar a favor hasta Puerto del Carmen” pero nada más lejos de la realidad, aún faltan muchos kilómetros y el viento, aunque a favor en mucho tramos, daba la sensación de que no ayudaba nada con varios tramos dando de lado más el tramo con mal asfalto de Nazaret fue criminal, para mí esta parte fue la más dura y eso que ni me preocupaba de pedalear continuo.

Y allí estaba de nuevo, en Puerto del Carmen, con un ambientazo de lujo para dejar la bici y yo con la incógnita de lo que depararía toda una aventura de un Maratón, mi primera maratón! Miro el PowerTap y veo 198w y 5h48´, en fin, es lo que hay…


Lo que sí recuerdo bien es que no podía aguantar las ganas que tenía de orinar y con la emoción de la transición y las ganas de salir a correr no deparé en volver atrás para ir a los baños de boxes así que hasta que llegué a los baños siguientes lo pasé fatal corriendo a duras penas preguntando en los avituallamientos desesperado donde había un baño próximo porque con tanta gente animando a los lados no era cuestión… Por fin!!! Uff!

Salgo a correr de nuevo con buenas sensaciones y conteniéndome todo lo que puedo aunque mi cuerpo me pidiera más, aún así paso y paso a gente continuamente, que bien, al contrario que en la bici. Fueron mis mejores momentos disfrutando del ambiente, sonriendo a la gente que me animaba en los bares con la música a tope, saboreando mis gominolas de PoweBar que iba chupando poco a poco y concentrado en no pasarme de pulso. Las 2 primeras vueltas de 4 en 1h33´ doblando y muy cómodo pero pensando que mis geles que más o menos me gustan empezaban a escasear y además cada vez me gustaban menos.

Por ignorancia no había dejado nada en el avituallamiento personal de carrera así que no me quedó más remedio que coger los geles que me ofrecían. El primero entró a duras penas, pero el segundo ya casi me daban arcadas y el estómago comenzó a cerrarse. Al principio podía seguir bebiendo pero después ni eso.
Cuando empezó a dolerme la barriga de tal forma que se juntó con el vacío, decidí ponerme a andar con mucha rabia, tenía ganas de hacer por lo menos una buena maratón! Pensé que era la única forma de llegar porque si mantenía un pulso más alto me quedaría totalmente vacío enseguida como me pasó en Elche el año pasado. Estuve andando prácticamente la vuelta de la 3ª vuelta y la ida de la 4ª.
La gente me animaba y trataba de correr un poco de nuevo. Recuerdo a Marcel Zamora diciéndome “venga Iván ese es el pasito bueno” o a Jaime Menéndez que animaba desde la banda, pero me era imposible correr por la sensación de náuseas y el bajón que tenía.
Al rato me vino de atrás Oskar Salazar, dorsal 351 y alguien que en ese momento no sabía quién era. Él estará presente en mi recuerdo de esta carrera por acompañarme, a pesar de decirme que arrastraba una tendinitis y no quería correr, durante toda mi “andadura” animándome y ofreciéndome medio sándwich que fue lo único que comí muy poco a poco ya hasta llegar a meta.
Al giro del final de la 4ª vuelta decido correr como sea para llegar de una vez, me sentía mejor del estómago aunque con un bajón fuerte de no comer y aquí es cuando el dolor del tendón de Aquiles empezó de verdad. Poco a poco fui avanzando, parando en los avituallamientos a refrescarme y viendo como llevaba el mismo paso que una señora que corría a la par que yo. “Esto ya está hecho y a meta llegas corriendo aunque sea a pasitos”, y así fue, los últimos kilómetros ya llegas, ya lo sabes y todo te da igual, incluso el dolor del tobillo.
El pasillo de meta es genial, con las gradas llenas de gente animando y tendiéndote la mano para chocarla. Sonríes y sonríes a pesar de cualquier cosa, se te pone la carne de gallina y la satisfacción es grande, lo has conseguido. Al final 3h45´ en la maratón y 10h35´ en meta quedándome en el puesto 120º pero esto es lo de menos...

Y allí estaba Kenneth Gasque, director de la carrera y artífice de la existencia de este Ironman, para darme la mano e incluso preguntarme como me había ido la carrera, a mí y a todos los participantes que iban llegando, desde el primero hasta el último (unos 1300) casi a las 12 de la noche. Grandioso.

A los pocos minutos el malestar general se acrecienta y por no ponerme suero me voy al masaje a ver si tumbado en la camilla se me va pasando. Esto sigue igual o peor y decido ir a poner suero donde caen 2 goteros, el segundo con primperan que me asienta el estómago y hace que al rato ya esté comiendo un bocadillo de queso. Genial, ya solo me duelen las piernas y voy medio cojo…


Alguna hora después ya estoy comiendo una lasaña, gelatina y helado que daban en una de las carpas de meta y compartiendo sensaciones de carrera con Iñaki. Qué gran carrera!! A muy pocos minutos de clasificarse para Hawaii sin esperarlo y en su primer Ironman!! Y Alfredo, retirado por una lesión que llevaba en la espalda que le impidió continuar, ANIMO! Porque eso se pasa y queda mucho por hacer, el año que viene te sacas la espina.

El domingo fue un día muy agradable donde Alfredo nos invitó a una paella hecha por el mismo que salió de lujo, con amigos suyos en Caleta de Famara, un lugar que se pasa con la bici y que me quedé con su nombre para volver, con una playa magnífica con bastantes olas y dunas que me encantó.

Y de ahí, a la cena y ceremonia de trofeos en el restaurante del Monumento al Campesino donde tuve el honor de compartir mesa con Xabi Lekue y su chica y nos volvimos a juntar todos los triatletas a escuchar las palabras y anécdotas de meta que nos contaba Kenneth, el típico recuento de Ironmans que llevaban los presentes, desde uno hasta los 108, la entrega de trofeos y discurso de los campeones… Para después continuar la fiesta en La Santa con la reproducción del video de la prueba, fuegos artificiales y quien tuviera fuerzas discoteca hasta cuando quisiera.



Animo a todo el mundo a vivir esto y por supuesto a mi gente cercana porque estoy deseoso de veros cruzar esa meta, escuchar vuestras crónicas y sentimientos y compartir esto con vosotros.
En Lanzarote he tenido mis vivencias pero también he intentado sentir las de los demás, imaginando retos personales y sensaciones de lo que para cada persona, profesional o popular, entrenada o menos entrenada, obesa o delgada, joven o mayor significa cruzar esa meta. Me quedo con la lección aprendida de lo que la palabra Ironman significa, para muchos es una forma de vida, para otros un reto, que creo que es alcanzable para todo el que quiera luchar por él con cabeza y para mí un nuevo motivo para amar aún más este deporte.

See you soon, Lanzarote…

Con permiso de Pablo Cabeza os dejo el link a su blog y a unas excelentes palabras de todo un maestro: http://pablokbza.dorsalcero.net/2009/05/homenaje-los-hombres-y-mujeres-de.html

22 comentarios:

Emilio dijo...

Enhorabuena krak, por la carrera, por el pedazo de cronica y por animar asi a la gente para que un dia lo hagamos, es motivante saber que hay gente de todo tipo y todos los nivles haciendo gestas asi, ojala algun dia....Animo¡¡

JUAN ANTONIO BRUZON SAAVEDRA dijo...

Bonita crónica. Ahora que ya conoces el verdadero significado de la palabra IRONMAN solo cabe mejorar y que puedas estar el año proximo con los mejores en Hawai

Juan Vicente dijo...

Increíble Iván, cuando hacemos la inscripción pal año que viene. Tio no te quejes que yo tardo en hacer la maratón lo que tu tardaste andando y sin Ironman ni leches, vente al viaje en bici venga! un abrazo maskinon

Anónimo dijo...

Hola Ivan, antes de nada presentarme, mi nombre es Dani Arazola y hemos coincidido x ahi en alguna carrera, sobre todo en el Titan(Bueno yo soy el de la cahrla de año pasado).

Acabo de leer tu cronica y tio, sinceramente me ha encantado, la visión humilde de un crack como tu hace mucho más humano todo ese deporte, veo x tus palabras q has encontrado el verdadero significado de los q es ser un IRONMAN, seguro q otros atletas de tu calidad en un mal día no hubiesen seguido luchando x llegar a la meta, cuando eso es realmente lo q hace grande todo esto.
Cruzar esa meta tiene algo especial, al menos yo lo he sentido asi las veces q lo he echo y volver a hacerlo(con la plaza bajo el brazo si puede ser..jejejje) es una de las cosas q de verdad me motivan para salir de este pozo en el q una lesión grave me tiene postrado.
solo quiero transmitirte mi más sincera enhorabuena y animarte a q regreses otra vez(q seguro q lo haras) y luches x esa plaza para Hawai q sin duda tienes en las piernas.

Veo q has compartido el viaje con mi buen amigo Alfredo Abril, con el corrí mi primer LZ y juntos hemos vuelto a la isla otros años, solo siento no haberle podido acompañar este...geníal cocinero sin duda y mejor persona.

Gracias por compartir con todo el mundo tu experiencia, recuperate pronto.

Un abrazo.
Dani.

Iván Tejero Vázquez dijo...

Emilio, ojalá te animes algún día porque merece la pena. De la carrera sacaré cosas positivas porque siempre las hay y el siguiente con que vaya un poco mejor estará bien.

Juan Antonio, eso espero, mejorar y haber aprendido mucho. Hawai saldrá tarde o temprano...

Juanvi, la inscripción para el año que viene hay que andar con ojo que vuela, si te animas, que oojalá sea así, ve ahorrando y échala pronto. En ironmanlanzarote.com,al ir a hcer la inscripción te dice cuantas van quedando.
Ánimo con tu reto Jaén-Sicilia, eso si que va a ser una buena gesta.

Dani, me han encantado tus palabras y te las agradezco. Está claro que Ironman es una palabra que va más allá de una carrera y como en mi cabeza, habrá quedado prendada en la de muchísimas personas que lo hicieron.
Llegar a meta es algo que tenía claro como siempre lo he hecho, solo fallando en Elche el año pasado, mi espinita. El no llegar si que me deja vacío, así que por muy mal que vayan las cosas haré todo lo que pueda por llegar, eso da experiencia y te hace más fuerte, sin duda.
Volveré, eso está claro y pelearé por estar en Hawaii.
Alfredo ha sido un gran compañero y ha contribuido mucho a que este viaje haya sido tan especial.
Ojalá y al igual que tu salgáis pronto de esas lesiones.
Lo dicho, Gracias por tus palabras.

DAVID MÁRQUEZ (waltrapa) dijo...

Enhorabueba Ivan porque tal y como has explicado, ya sabes lo que es ser un verdadero triatleta. Que sepas que eres fuente de inspiracion para muchos de nosotros y me alegro mucho ver como llegabas a la meta aun con tus problemas de estomago. Espero coincidir de nuevo el año que viene y verte disfrutar otra vez en el titan. El año que viene esa plaza sera tuya. 1 saludo campeon

Triluarca dijo...

Felicidades Ivan; Ahoa ya puedes ir a por el 2º IM, esta vez a hacerlo muy bien. Yo se que en LZ vales un top ten y a partir de ahi lo que tu quieras.

Te veo en Vitoria, pero no te recuperes muy rapido :-)

sergi dijo...

enhorabuena por la etiqueta de finisher y por esa bonita crónica.

para mi tambien fue un día muy bonito y emotivo.

un saludo

pd: yo tambien estoy deseando volver....

Carnevali dijo...

Como te explayas eh!!
Aunque la verdad es que una carera así no se explica entera ni en lo que ocupa el quijote. Ánimo.

Furacán dijo...

Enhorabuena, da gusto leer a un triatleta de élite con esa actitud, todo un ejemplo de lo que significa el espíritu finisher.
Mucha suerte para el próximo y esperamos verte muy pronto en Hawaii.
Ánimo!

Anónimo dijo...

Enhorabuena gente como tu nos anima a los que empezamos poco a poco y nuestra meta es acabarla que para mi es lo mas importante. Muchas gracias

Anónimo dijo...

Enhorabuena Ivan, leyendo tu crónica he recordado mi experiencia del año pasado en Roth....y la verdad creo que solo los que ya hemos pasado por ahí podemos entender en parte (ya que todo es muy individual) el cúmulo de sensaciones que tuviste el otro día en Lanzarote.
Bueno, creo que lo más importante para tí son dos cosas...lo primero que has aprendido algo muy importante en un ironman...y es que cada uno tiene el suyo propio...que se compite consigo mismo...y creo que eso lo has aprendido gracias a los "abueletes" que viste finalizando la prueba y que tanto llamaron tu atención...y lo segundo es que ya tienes la distancia en tus patas....con lo cual el año que viene vas a volar y seguro que vas a estar en Hawai antes de lo que esperabas...
A propósito, como veo complicado el clasificarme por méritos propios para ir allí (ya sabes que a la gente de 40 se nos va un poco la olla con esto y al final es la categoria donde la competencia es peor...jeje...crisis de los 40)...me sigo ofreciendo para acompañarte aunque sea para llevarte la bici...jeje


Bueno un abrazo campeón y sigue así...(me imagino que controlas quien soy...)

GIA dijo...

enhorabuena tio,por esa cronica y por esa carrera,creo que a no mucho tardar te vas a salir en los IM un saludo desde alicante..

Nieves dijo...

Claro que nos transmites tus ganas de hacer semejantes locuras. Tal como iba leyendo tus palabras se me iban viniendo a la cabeza sólo estas... tengo que ir tengo que ir tengo que irrrrr!!! sufrir de esa manera debe ser una gozada. Tú ya lo has conseguido, y oye no hace falta que salgas en la cabeza de la natación para demostrarnos una vez más lo crack que eres!!
Mi más sencilla enhorabuena y envidia. Envidia por tener y sufrir ese dolor de patas, esa sed y ese tremendo dolor de estómago ya ves porqué... por cruzar la meta del IronMan de Lanzarote, casi ná.
Hawai está ahí!

Un abrazo y espero que ya estés más recuperadito.

jose angel dijo...

Ivan,te animo siempre en todas las carreras,pero en esta me dejas con la boca abierta,lo has coseguido,eres grande tio,aun estamos lejos,pero seguro que con tu ayuda y la de Luis Carlos algun estremos ahi,sobre todo aprendiendo cada dia de gente como tu.
Jose Angel (CN CASTULO9

leire dijo...

Hola Iván,

Mmmmm, te voy dar un tirón de orejas. Además de la "chica" de Xabi Lekue me llamo Leire Elósegui y fui yo quien terminó el Ironman (3.31 Marathon time).

Vale que sea él el máquina, pero hombre...

Un abrazo, leire.

Iván Tejero Vázquez dijo...

Nieves, te veo toda una apasionada con la larga, estoy seguro que lo harás fenomenal si poco a poco vas dando ese pasito. Además ya eres una TITAN, que no es poco.
Ánimo!

Jose Angel, cualquiera de vosotros podéis estar allí, os lo aseguro.
Para lo que sea ya sabéis que estoy por aquí.

Leire, siento no haber puesto tu nombre pero es que no me acordaba y no te conocía. De todas formas Xavi será un crack pero tu no te quedas atrás con ese 3.31, a mi me sacaste un cuarto de hora...

Anónimo dijo...

ENHORABUENA IVAN, por tu gran esfuerzo y por estar ahí, a pesar de las dificultades diarias, aunque nosotros te ayudemos "un poquito", ya sabes...la velita, jeje, esperamos poder verte en Hawai... - SENGI Y MIMA

Anónimo dijo...

Hola Ivan.
Me ha gustado la cronica. Sobre todo pq yo tb estuve alli y tb era mi primer Ironman. Comparto muchas de las sensaciones q has descrito y ademas creo q llevabamos una estrategia parecida:
Salir con los animales del agua para vivr la experiencia, disfrutar de la bicicleta por un escenario tan BRUTAL y tratar de hacer una maraton digna.
Lo malo fue cuando al pasar el km21 se me acabo la gasolina... No te cuento mas pq ya sabes loq se siente.
Sabiendo como te esfuerzas, se q pronto te veremos delante en un IM. Siempre he sentido admiracion por tu capacidad de lucha.
Un saludo.

Christian Martin

Anónimo dijo...

Hola Ivan, poco mas que aportar despues de todo lo que te han dicho.
Simplemente decirte que la cronica me ha encantado, has plasmado a la perfección lo que se siente siendo finisher.
Un saludo y mucha suerte en tus proximos objetivos, ya nos informarás de cuando y donde caerá el segundo.
Juanma

Gazapo dijo...

Hola, Ivan, soy Rafa Conejo, nos conocimos en carrera cuando tuviste el detalle de animar a unos de los Camaleones y también te salude en Mairena en el tri de los chavales, en Posadas te escapaste al podium y no te pude saludar. Creo que el sentimiento que describes es el correcto, es decir, el que nos debe inundar cuando hacemos una prueba de estas caracteristicas aunque si el año que viene te lo propones, ¿porque no ir a por el? y ¿porque no Hawaii?, un tio de tus dotes puede llegar donde se lo proponga.

Anónimo dijo...

Nos tienes abandonados,no tienes nada que contar,como van esos entrenos,piensa que los que te tenemos de referencia,necesitamos saber de tus entrenos y carreras,piensa que detras de estos comentarios y de tus cronicas hay muchas horas de entreno de gente como yo que se echaron a este deporte teniendote a ti como referencia,para que te des cuenta de la importancia de lo que escribes.
Un saludo campeon.