martes, 15 de septiembre de 2015

SI, MI META SE LLAMA KONA...


A lo largo de mi carrera como deportista he tenido gran cantidad de éxitos que por supuesto compensan a los llamados "fracasos" y por eso volvería a tener la vida que he tenido sin dudarlo. Pero esas espinas continúan ahí, siempre ahí...
Uno de mis peores momentos como triatleta...

Como nadador, aún siendo campeón de España, primero fue quedarme fuera del Europeo Júnior, o quedarme fuera de una prueba internacional por 2 míseras centésimas, quedarme fuera de entrar en una final A de un campeonato de España Absoluto o quedarme fuera de unos Juegos Olímpicos... si, yo soñaba con ello cuando tenía 15 años... sueño que por un motivo u otro tuvo que disiparse.

Hacia el año 1997 comencé con el Salvamento y Socorrismo, para quien no lo conozca existe este deporte federado con sus campeonatos autonómicos, nacionales, europeos y mundiales.
No se me dio mal tras ser buen nadador y dominar las técnicas que requerían y, además de conseguir ganar el campeonato de España, fui internacional numerosas ocasiones. 
De nuevo el hombre del mazo llamó a mi puerta por el año 2000 cuando me quedé fuera de la convocatoria a los Juegos Mundiales de Sidney en el mismo escenario de los Juegos Olímpicos...

Fue motivo de un buen bajón y, decaído y desubicado tras un parón de 3 meses, un grandísimo amigo (Paco Vena) me llamó para hacer un "Duatlón"... luego un triatlón...

Fascinado por nuevas metas empecé a "currármelo" y escalar posiciones en este mundo, empecé de nuevo a soñar... para mi soñar es vivir... y cumplir un sueño un acto que deja huella en mi y en todas las personas que quiero y apoyan, es la oportunidad de crear un listón más alto y aquí sigo soñando por difícil que sea tanto por circunstancias del destino, físicas, económicas...


Si, ese sueño se llama Ironman de Hawai que cada Octubre se celebra en la "Big Island" de este archipiélago, la isla de Kona, la llamada "Meca" del triatlón, el llamado Campeonato del Mundo, donde empezó a vivir esta distancia, dónde sin duda alguna están los mejores, ese lugar donde se han forjado las batallas más épicas por la magnitud del evento y repercusión mediática, por su dureza, el calor, la humedad, el viento y sobre todo esa META que no es la de un Ironman cualquiera porque supone culminar un camino increíblemente largo y difícil a lo largo de muchos años, esa meta que no se resume en un simple y duro día.

Está en mi mente desde que empecé con esto del triatlón hace 15 años, en mente en cada vídeo visto sobre esta carrera, en mente en cada entrenamiento imaginándome nadar en las cristalinas aguas de "El Pier", pedalear contra el viento entre los campos de lava de la dura autopista "QueenK", correr sintiendo el público de "Alii Drive" o la increíble humedad del "Energy Lab",esa la soledad y el sol abrasador de la propia autopista para cruzar una meta donde culminar ese largo viaje, esa visión de tantos años, tantas caídas levantadas, tantos esfuerzos mentales, físicos y económicos que parecían que no llegaban a nada...


Una meta que, añadido a todo lo vivido en el deporte desde que dí mi primera brazada en una piscina, quitaría todas las espinas clavadas, todo el dolor de las caídas... y daría TODO el sentido a cada gota de sudor y lágrima derramada en este camino, una meta que para mi, por todos estos motivos, tiene un valor incalculable dentro de mi vida deportiva y todavía más valor si puedo compartirlo con vosotros, con mi hermano Sergio, quién también lucha por ello, y con la persona con quién comparto mi vida como es Patri, ya clasificada para Kona 2016... junto a ella quiero cruzar esa meta...


Tenía que decirlo, tenía que expresarlo, llamadme "friki", loco, flipado... pero amo este deporte llamado TRIATLÓN, amo la distancia IRONMAN, simbiosis de tres disciplinas con sus 3,8km Nadando, 180km pedaleando y 42Km corriendo, distancia que ha sabido sacar lo mejor de mi y ponerme realmente a prueba para superarme a mi mismo.

Llamadme lo que queráis pero mi meta como deportista se llama IRONMAN KONA...


KONA, la gran Isla

jueves, 14 de mayo de 2015

CRÓNICA HALF STEELIVES MIJAS 2015


Un triatlón con mayúsculas merece una crónica para seguir viviéndola siempre.
Un fin de semana lleno de grandes momentos por el cariño de la organización, circuitos que nunca se olvidarán y circunstancias de la prueba que hicieron sacar lo mejor que tenía ese día gracias a un grandísimo Javier Iglesias, y no solo como deportista...

El Sábado decidí competir en natación aprovechando que mis chavales de Aquaslava lo hacían con un 50 Mariposa en 29.7 y un 100 Libres en 1.01, marcas "lentas" comparadas con invierno y más como nadador que fui pero que me hacían mantener activa mi "chispa ironman".

De ahí directos a la Cala de Mijas a meternos de lleno en lo que es triatlón.
Recogida de dorsales en el gran Hotel oficial Vic Costa del Sol con una bolsa del corredor llena de regalos. 

Unas fotos con los pedazo de BMW que estarían por carrera y más tarde un briefing en condiciones explicando todo perfectamente. 


Después una gran cena "buffet de la pasta" y mucho más a cargo de La Dieta del Chef, intentando no pasarme de la raya... charlando y echando unas buenas risas.
Y esto de aquí abajo que quede muy CLARO...



Desayuno buffet... ya ya... de todo... madre mía y yo con 4 rebanadas de pan... es lo que hay... lo suyo quedarse otro dia... tumbarse en las hamacas de la piscina...

En fin, hoy hay TRIATLÓN y del bueno!
¿No es lo que nos gusta? Me gusta mucho la montaña... pero me gusta la playa también y éste sin duda, es un auténtico triatlón "playero".

Natación con mar en calma a dos vueltas, Ciclismo también a dos vueltas increíbles, NO DRAFTING 100% donde la concentración y el saber hacer individualmente adquieren toda la importancia.
Carrera a cuatro vueltas donde cruzarte con los tuyos, donde cuadricular cada vuelta... casi todo por la bonita y expectacular senda litoral junto al mar.



En la Cala de Mijas todo está cerca, un paseo en bici viendo amanecer y a boxes a dejar todo colocado y correr un poquito hasta sentir calor más que buenas sensaciones mañaneras en si... la carga de la semana seguía en las piernas...


Salida desde la arena fuerte para lanzarnos rápido a bracear cogiendo el mejor espacio posible directos a la primera boya bien grande! 
No miro hacia atrás y solo trato de no perder un segundo hasta notar que tengo que estabilizar ritmo.
Ahora si echo vista atrás y veo que Javi Iglesias sigue conmigo y a mi me falta punto y fuerza como para seguir "batallando" así que establezco un ritmo estable que no me fatigue en exceso y así hasta terminar las dos vueltas y correr hasta la transición.

Javi y yo vamos a la par pero él, al salir, parece que tira una bici y vuelve para recogerla en tanto que yo salgo sólo a lo mío preguntándome sin saber que le habrá pasado...

Poco a poco me da alcance mientras yo trato de "calentar" unas piernas que dolían como no me gustaba...
Es el principio no pasa nada... Javi me pasa y toma las riendas, unas riendas que a mi no me gustaban mucho pero no estaba dispuesto a ceder así como así. Mis piernas cansadas pero mi motor funcionaba a la perfección y así mantengo todo el puerto de los pescadores tratando de no perderle la vista con un dolor de piernas como si nunca calentaran...

Sé que cualquier pequeña pérdida de concentración o de levantar el pie me costará otra pérdida de metros... pero aún así muy poco a poco la distancia se va abriendo irremediablemente cada momento malo de mis piernas.
Las bajadas son a máxima concentración, si pierdo hacia arriba no lo haré hacia abajo... si mantengo pulsos estables la diferencia no será grande... No dejaba de decirme que aquí no hay nada perdido.



Comer y beber todo lo que pudiese para estar perfecto para la media maratón pasaba a ser otra premisa. No forzar a tope en cada uno de los fuertes repechos era la otra...hacer las trazadas de las bajadas a la perfección otra...

Tomo referencias como puedo desde atrás respecto a puntos por donde pasaba Javi y voy poniendo la calculadora en marcha. 1'10 al comienzo del puerto a la segunda vuelta y sobre 1'40" arriba.
Lo mismo en el último punto de giro...

Solo pienso en correr. Otras veces que en bici fui mal y pulso bajo corrí bien...venga hoy va a ser el día también. En mi mente sólo cabía salir sin contemplaciones y que fuese lo que tuviese que ser...
En la T2 me cantan 1'45" tras Javi y mi mente únicamente mira hacia delante. 

Pero...¿Patri ganó el Olimpico? SIII!! 
No vamos a fallar... motivación pura.

Perdón si hoy no animé o sólo ponía un gesto serio pero sólo era yo y mis sensaciones, concentración... demasiado ya encima...

Las piernas responden y al cabo de un par de kilómetros aún responden mejor.
En el primer giro apenas recorté... y mi pulso seguía subiendo... eso es bueno o malo... Me da igual, sólo tengo claro que no pararé hasta darle alcance.
Primera vuelta y aún a 1'... Regula Iván! Me dicen... yo hoy era el todo o nada sin más historias!! 
Mi hermano Patri, David, Jorge, mi madre... sus gritos me dan alas...

Trato de concentrarme en no bajar ritmo aunque duela "un poco"... solo para beber siempre en cada avituallamiento.
Al km 9,5 casi le doy alcance y desde atrás trato de recuperar el aliento y serenarme, bajar pulso... quedan otros 10km!
Ahora sólo pienso en Lanzarote aparte de mantenerme firme tras casi 10km demasiado alegres...



Paso adelante y me despego un poquito. Sigo sin mirar atrás pero Javi no tira la toalla y vuelve a darme alcance antes del giro.
Cambio el chip de nuevo para apretar fuerte otros dos kilómetros y mirando atrás ir levantando el pie progresivamente hasta meta...

Una meta donde sentir la satisfacción de las cosas bien hechas, de vivir puro triatlón, de sentir el calor de los tuyos, el abrazo de la organización, los ánimos del "speeker" y la alegría de ganar un triatlón así.

video


Masaje, comida, recuperar, contar la batalla... y dar la medalla de finisher al último clasificado, todo un honor por mi parte.

Por eso sólo hay agradecimientos por darnos la oportunidad de vivir NUESTRO gran día al cien por cien porque al mismo tiempo que debemos ser críticos con las cosas mal hechas debemos elogiar las cosas hechas con profesionalidad y corazón.

Gracias de verdad y a por la edición del 2016 con toda la ilusión del mundo. 
Contad conmigo sin dudarlo...